10 minutos con Lee Thornley, de Bert & May

El director creativo y fundador de Bert & May comparte su historia de renovación.

Lee Thornley no es ajeno a la restauración de casas.

En el pasado, se ha enfrentado a propiedades de época en las que el objetivo principal ha sido conservar los elementos originales.

Esta vez, sin embargo, fue la ubicación y no la casa en sí lo que convenció a Lee y a su socio Phil.

"Está situada en un pueblo de Yorkshire que nos encanta. La casa es de la década de 1950, sin ningún elemento arquitectónico o de época. Era un lienzo en blanco, algo de lo que todo el mundo habla maravillas, pero, como descubrimos, en realidad es un punto de partida mucho más difícil".
Utilizando los componentes individuales "más bonitos" posibles, decidieron convertir lo ordinario en algo realmente especial.

"La mayoría de nuestras decisiones de diseño se guiaron por los materiales: roble, latón, bronce, Crittall y, por supuesto, los azulejos encáusticos de Bert & May.

Siempre me ha gustado la estética minimalista y texturizada.

Sin embargo, fue difícil ser más minimalista, sobre todo a la hora de aportar la comodidad necesaria para convertirla en una casa familiar habitable.

Los colores de la pintura ayudaron, especialmente el tono Purple Brown de Little Greene en el salón, pero también utilizamos muchos terciopelos y otros tejidos para suavizar las habitaciones".
¿Y qué importancia tuvieron los detalles arquitectónicos?

"En cualquier interior que se precie, lo que importa son los interruptores, los enchufes y los tiradores, es decir, los puntos de contacto.

Sí, puedes tener una habitación increíblemente decorada con un papel pintado o unos acabados impresionantes, pero son los detalles arquitectónicos los que realmente la realzan.

Los interruptores de la luz son especialmente importantes porque están a la altura de los ojos y se tocan todos los días. ¿Por qué no elegir unos interruptores bonitos?

Los productos Corston son realmente sencillos y bonitos.

Y los diseños no son estrafalarios; algunos interruptores y enchufes del mercado pueden ser demasiado exagerados. No quiero presumir, pero me gustan los diseños bonitos y de buena calidad.

Para una casa de época elegiría el acabado en latón antiguo, pero aquí necesitábamos un aspecto más moderno y el bronce es perfecto.

No pretende ser antiguo, pero tiene carácter y envejecerá gradualmente con el uso, como los demás materiales que hemos elegido".
Tampoco sorprende que las consideraciones medioambientales fueran tan intrínsecas al proyecto.

"Todo lo que hemos hecho en esta casa, pero también en Bert & May en general, se ha basado en productos diseñados y fabricados para durar.

Comprobamos las credenciales medioambientales de todos nuestros proveedores, incluido Corston, y solo compramos a empresas que comparten esta filosofía.

"Bert & May empezó vendiendo azulejos reciclados, y sigo creyendo firmemente que la reutilización es la mejor forma de proteger el medio ambiente. Pero si se compran productos de nueva fabricación, como interruptores y enchufes, dedicar tiempo a buscar diseños duraderos también puede marcar una gran diferencia".