Almuerzo con Finn Beales

Nos ponemos al día con el fotógrafo y director Finn Beales en la extensión de su casa larga galesa del siglo XVII mientras disfrutamos de un plato de pasta recién hecha.

Finn Beales es famoso por su galardonada fotografía de viajes y estilo de vida y por el estilo cinematográfico que imprime a su trabajo.

Sus imágenes únicas de todo el mundo le han dado medio millón de fieles seguidores en Instagram y ha publicado dos libros de fotografía que han sido un éxito de ventas.

Sin embargo, cuando pasamos por aquí, fue para hablar de un proyecto mucho más cercano. Su casa galesa, de hecho.
¿Dónde empieza esta historia de renovación?

"Vivimos en la casa original desde hace 20 años, aunque pertenece a la familia de mi mujer desde hace más tiempo, así que tiene un gran valor sentimental.

Pero con dos niños que crecían rápidamente, teníamos que mudarnos o hacer la casa más grande. Miramos muchas propiedades, pero no encontramos ninguna comparable, así que optamos por ampliarla".
Finn se inspiró en sus experiencias viajeras para realizar el proyecto, pero también tuvo en cuenta la necesidad de preservar la belleza de la casa familiar.

"Con la ayuda de unos arquitectos excelentes, diseñamos una ampliación modular que imita el estilo de construcción de las granjas locales.

Aunque es una construcción contemporánea, no quería un interior moderno. Lo nuevo tenía que respetar lo antiguo, así que elegimos materiales naturales en bruto, todos ellos bellamente imperfectos.

Tenemos paredes de yeso (sin pintura) selladas con cera de abeja. Todas las ventanas están forradas de roble y el hastial de la casa original, que ahora es una pared interior, se rejuntó con cal y se dejó a la vista.

La cocina también es de roble, con encimeras de pizarra galesa, y los suelos son de hormigón, una alternativa a las losas".
También se propuso crear un salón y un comedor amplios y abiertos, con vistas lejanas, donde pudiera reunirse la familia.

"Las habitaciones son bastante pequeñas en la parte antigua de la casa, así que los niños solían escabullirse a sus dormitorios, lo que separaba a la familia. Gracias al nuevo espacio, ahora todos pasan el rato juntos, lo que es realmente encantador.

Mi trabajo me permite rodar muchos proyectos sobre alimentación y agricultura, que a menudo inspiran la comida que cocino. Y nos encanta recibir invitados.

Conservamos la cocina de la parte antigua de la casa como zona de preparación de alimentos. Está al otro lado del pasillo de la zona diáfana, sirve de despensa y alberga también el frigorífico, la lavadora y demás.

De este modo, podemos mantener todo el desorden fuera y disfrutar de la cocina en nuestro nuevo y encantador espacio familiar.

En aquel momento estaban reformando un colegio y desmontando los antiguos laboratorios de ciencias, así que reutilizamos sus armarios y encimeras. Son preciosas, están desgastadas y son únicas".
Le preguntamos a Finn si otros aspectos de su trabajo habían influido en la construcción.

"Por ser fotógrafo, presto mucha atención a la luz. Orientamos el nuevo edificio de este a oeste, con grandes zonas acristaladas en estas elevaciones para aprovechar las horas doradas de ambos extremos del día.

También sabía que quería crear un ambiente relajado. Trabajo en todo el mundo y el ritmo puede ser frenético, sobre todo al mando de un equipo de personas que trabajan lejos de casa. Por mucho que me guste, puede suponer un gran desgaste creativo, así que me encanta volver aquí para relajarme.

El impacto medioambiental de la renovación fue otra consideración clave, y en concreto, la elección de los materiales.

Buscamos materiales lo más cerca posible de casa. El revestimiento de madera vino de Gales y el tejado es de chapa ondulada, de Herefordshire. Aislamos el edificio con fibra de celulosa, fabricada con papel de periódico reciclado y sales ignífugas.

Aunque es de hormigón, el suelo actúa como un gigantesco sumidero de calor, almacenando el calor del sol diurno y liberándolo por la noche". Por último, antes de terminarnos los platos, nos quedaba una última pregunta: ¿qué importancia tienen los pequeños detalles?

"Se unen para formar el conjunto del proyecto, así que son fundamentales. Interactuamos con picaportes, interruptores y enchufes todos los días, por lo que son casi más importantes que cualquier otra cosa.

Opté por el acabado bronce de Corston porque cuanto más se usa, más se desarrolla la pátina. No se puede comprar tiempo; la gente tiende a querer tenerlo todo ahora, pero las mejores cosas de la vida llegan a los que esperan".